Cómo elegir una bicicleta plegable contestando tres sencillas preguntas.

Con el crecimiento que hemos tenido en materia de ciclismo urbano en el último año, es muy posible que hayas visto algunas de esas extrañas bicicletas en su mayoría de aro 20”, con una manivela muy larga y un tubo de asiento de igual longitud, dando la apariencia de una bicicleta de mayor tamaño. Posiblemente no te hayas quedado con la duda y una búsqueda rápida en el celular te dirá que es una bicicleta plegable.

Producto de esa primera búsqueda la curiosidad de muchos irá en aumento, descubriendo un sinfín  de ventajas inherentes a estas bicicletas, como poder guardarla en lugares que jamás hubieras imaginado, subirla al bus, al tren o incluso montarse a un carro si ya te cansaste de pedalear. En este punto la pregunta que nos haríamos todos sería: ¿Y si me compro una “plegable”? Al realizar una búsqueda un poco más detallada lo primero que encontraras serán marcas como Brompton o Dahon, ninguna disponible aún en ciclos del país. Es por esto que les traemos esta pequeña guía para comprar su primera bicicleta plegable  en Costa Rica.  

¿Realmente ocupo una bicicleta plegable?

Iniciemos con esta pregunta esencial. Es genial que queramos transportarnos en bicicleta pero lo ideal es hacerlo en la que solvente nuestras necesidades. Elegir una bicicleta plegable sin meditar esta pregunta un poco, puede limitar nuestra experiencia y el disfrute de la misma.

Cuando elegir una plegable:

  • Si no contamos con el suficiente espacio en nuestras casas u oficinas.
  • Cuando los lugares que solemos frecuentar no cuentan con cicloparqueos o alguna estructura donde asegurar nuestro vehículo.
  • Si recorremos largas distancias o parte de nuestra ruta atraviesa carreteras cuyo límite de velocidad es igual o superior a los 80 KPH.

Para algunas personas recorrer más de 10 km en plegable o en geografías no tan regulares podría ser una razón para no elegir una estas bicicletas, pero como veremos en el siguiente punto  existen plegables de gama alta, e incluso algunas diseñadas para realizar cicloturismo.

Por último si está considerando comprar una bicicleta plegable, no como medio de transporte, sino para salir fines de semana o tal vez hacer algún mandado esporádicamente, en definitiva esta no es su bicicleta y en la primera salida que realice con ese amigo o amiga que sale cada domingo, deseara plegar y subir la bicicleta en el primer bus que pase.

 

¿Qué uso le voy a dar?

No importa si sos de las personas que a donde quiera que vaya llega  en bicicleta, o por el contrario solamente quieres utilizar la bicicleta como medio de transporte alternativo algo que pueda combinar con tu rutina diaria entre caminatas y transporte público. La plegable se puede ajustar a ambos escenarios.

Si solamente viajas unos cuantos días en bicicleta o las distancias son cortas y con un relieve bastante regular una bicicleta con componentes sencillos e incluso con un marco de acero será suficiente.

Si viajas  largas distancias, en combinación con transporte público, por lo que la estarás plegando varias veces en los recorridos, vale la pena invertir un poco más, serán necesarios componentes y sobre todo un sistema de plegado superior.

Por último, tenés opción de una plegable de gama alta, esta bicicleta es ideal para recorrer grandes distancias como si fuera una bicicleta de ruta, posee un sistema de plegado efectivo y rápidamente estarás listo para subir al bus o al tren, además su peso suele ser entre 2 y 3 Kg menos que una gama media, por lo que caminar con la bicicleta en la estación o entre las demás personas será una tarea mucho más sencilla.

 

¿Qué presupuesto tengo?

Actualmente en el país se consiguen bicicletas plegables  con precio de partida que ronda los 125 mil colones, sin embargo estas pueden ser de materiales como acero, lo cual la hará un tanto más pesada que una de aluminio, o cuentan con un tamaño de aro de 16” lo que las hace poco atractivas para muchos. Por otro lado, existen algunas de gama alta con componentes usados en bicicletas de ruta, como 10 piñones y un biplato, un peso igual o inferior a los 10 Kg, con precios que pueden superar los 350 mil colones.

Como en la gran mayoría de productos, existen plegables de gama baja (marco de acero, llantas 16”, sistema de plegado poco eficaz), gama media (componentes de mayor calidad,  por lo general entre 7 y 9 piñones y sistema de plegado adecuado), gama alta (pueden tener hasta 20 cambios, bastante livianas y un sistema de plegado preciso y compacto). Por esta razón,  tan malo será comprar una bicicleta inferior a nuestros requerimientos, como lo será comprar una que exceda lo que realmente ocupamos.

   

Día Mundial Sin Carro: Un reconocimiento a quienes eligen no usar el carro a diario.

El 22 de septiembre es un día muy especial para muchos, es el Día Mundial Sin Carro. En este día se busca concientizar a las personas de que existen otras formas de movilizarse en la ciudad, distintas al vehículo particular motorizado. Es por esto que se insta a las personas a viajar en transporte colectivo e incluso no motorizado como bicicletas o caminar cuando las distancias son cortas.

Desde la organización del Día Mundial Sin Carro Costa Rica, se han retado a distintas entidades tanto públicas como privadas, las cuales han respondido al llamado, invitando a sus colaboradores, clientes o incluso alumnos en el caso de las universidades a movilizarse ese día en bus, tren, bicicleta o caminando.

A la iniciativa se suman el INCOFER que anunció que extenderá su horario de 10:00 am a 1:00 pm con trenes cada hora.No sólo los usuario de tren se verán beneficiados, en la Avenida Segunda se habilitarán dos carriles exclusivos para transporte público, buses y taxis.

Es probable que este 22 de septiembre muchos decidan darle un respiro a la ciudad y dejar su carro en casa, sin embargo para otros este día es un tanto más especial, es el reconocimiento a esa decisión que tomaron hace ya algún tiempo de tener no uno, sino muchos días sin carro, como el caso de Andrea Marín y Jason Agüero.

 

Entrevista: Andrea Marín

Andrea es funcionaria de la Universidad de Costa Rica y junto con su esposo tienen siete meses de movilizar diariamente en bicicleta desde su casa en el Alto de Guadalupe a San Pedro de Montes de Oca.

¿Por qué decidieron empezar a movilizar en bicicleta?

Inició como un deporte, utilizando la bicicleta para salir con los amigos.  Después empezamos a ver que podíamos utilizarla a diario para ir a trabajar y que eso nos iba a ahorrar mucho tiempo en presas, que era lo que estábamos empezando a enfrentar con el congestionamiento vial de Guadalupe para llegar a San Pedro era cada vez más y perdíamos de treinta a cuarenta minutos en una ruta que normalmente se tardarían cinco minutos, entonces empezamos a analizar que hasta caminando  íbamos más rápido, por lo que vimos en la bicicleta un aliado para llegar con tiempo al trabajo, además con el tema de los parqueos en la universidad empezamos a ver que se nos iba dificultar aún más encontrar donde estacionar el vehículo, por lo que vimos que la bicicleta nos iba a facilitar ese proceso.

¿Qué es lo que más disfruta de viajar en bicicleta?

La libertad de movilizarse uno por las calles, disfruto (suena muy malo) cuando hay mucho congestionamiento vehicular, saber que lo que tal vez me voy a atrasar es un minuto y tengo la facilidad de llegar a tiempo y no atrasarme todo lo que podría si hubiera ido en carro. Disfruto el hecho de que ha ayudado mucho a mi salud y a mi condición física, lo que nunca creí poder hacer, hacerlo ahora todos los días, en invierno inclusive, son esos retos que uno se propone y vencer los miedos que uno al inicio tenía y ver cómo poco a poco uno los va superando.

¿Qué problemas ha tenido al viajar en bicicleta?

Lo primero fue que como no tenía confianza y me faltaba capacitación en ciclismo urbano, es decir, empoderarme de las técnicas, la legalidad y otras herramientas me costaba. Pero por dicha ya me he acercado a los cursos de ustedes (Bicibus: al trabajo en bici). Lo otro es el tema técnico de la bici, al inicio no sabía montar la cadena o cambiar una llanta y de eso también hay que conocer. Quizás lo principal es cuando en la calle uno se encuentra con personas que no respetan la vía del ciclista. No respetan el espacio o la distancia y pasan muy cerca

Entrevista: Jason Agüero

Jason trabaja en una empresa de telecomunicaciones y su mente inquieta lo hizo empezar a movilizarse en bicicleta hace nueve meses de San Pedro de Coronado a Moravia todos los días.

¿Por qué decidieron empezar a movilizar en bicicleta?

Por un proyecto que tenía en mente hacer una bicicleta eléctrica. transformar una bicicleta normal en bicicleta con un motor eléctrico. Me compré una bicicleta sencilla y empecé a hacer la ruta y al final no le puse el motor porque creo que si daba a basto a la ruta que era, así que no lo necesité. Cambié de bicicleta y me gusto el ride de andar dando vueltas por todo lado y viajando en bicicleta al trabajo, me ahorro dinero y un montón de presas.

¿Qué es lo que más disfruta de viajar en bicicleta?

Prácticamente es todo. Viajar al trabajo, por todas las presas que me ahorro. Cuando salgo,  la ruta que hace uno el desestres que se lleva el ir algún lado, una montaña o algo así, es bastante interesante.

¿Qué problemas ha tenido al viajar en bicicleta?

La gente a veces no respeta el hecho que uno ande entre filas, entre carros y se salte muchas presas a la gente a veces le molesta, no lo respetan a uno tanto en el espacio como cuando uno va a hacer una intersección a ellos les da igual y pasan. Y mojarse.

*Imagenes cortesía de Día Mundial Sin Carro Costa Rica

**Video: Héctor Agüero

***Edición: Giancarlo Palavicini

Diez consejos para ser ciclista urbano en Costa Rica.

Nuestras calles, cada vez más abarrotadas de autos hacen que trasladarnos hacia nuestro trabajo, centro de estudios o simplemente ir al supermercado sea toda una travesía a la que tenemos que ir equipados con mucha paciencia. Y es que el modelo carrocentrista que ha dominado las últimas décadas ya no da más, por esto muchas personas han volteado su mirada  a un medio de transporte mucho más eficiente y placentero que por años ha sido visto como el juguete de fin de semana, la bicicleta.

La versatilidad de este medio de transporte la hace perfecta para trasladarnos en nuestras congestionadas calles. Si como muchos otros ticos ha decidido guardar el carro y montarse en la “cleta”, estos diez consejos le pueden ser de utilidad:

1. Las carreteras son de todas y todos. Según el artículo 2 de nuestra ley de tránsito, la bicicleta es un vehículo y por tanto tiene los mismos derechos y deberes que cualquier otro medio de transporte, además según el artículo 108 la vía pública es compartida. Así que no tengás miedo de tomar el carril cuando se debe.


2. Hacete visible. Y no nos referimos a solamente usar prendas retroreflectivas y luces, hacerse visible es tomar el centro del carril cuando vamos a llegar a una intersección o colocarse al frente de todos los demás vehículos al hacer un alto.


3. Comunicá. Ya que somos un actor vial más, debemos ser predecibles, los otros conductores no son adivinos, así que comunicate. Pedí permiso para cambiar de carril o rayar a otro vehículo, hacé señales 25 metros antes de doblar o antes de detenerte. Agradecé y cedé espacios cuando se pueda.


4. La bicicleta. Muchos ya contamos con alguna bicicleta en casa por lo que no es necesario incurrir en ese gasto. Si no tenés una o preferís utilizar otra solo para transportarte, lo ideal es que esta sea una bicicleta funcional pero cómoda, no es necesario, ni aconsejable andar con una bicicleta de fibra de carbono de más de un millón de colones si la vamos a utilizar para movilizarnos.


5. Amarrá bien la bicicleta. Se recomienda gastar al menos un 10% del valor de nuestra bicicleta en el sistema de seguridad que vamos a utilizar para amarrarla. Así que esas cadenas de tres mil colones no son una opción. U-lock o sistemas de similar nivel de protección son los recomendados, además recordá amarrar la bicicleta a una estructura sólida y no en el primer poste que encuentres.

6. La intermodalidad siempre es una opción. La realidad es que en nuestro país cada vez vivimos más largo de nuestros centros de estudio o trabajo, por lo que el viajar en bicicleta pareciera algo imposible de hacer. En estos casos la intermodalidad puede ayudarnos combinando bus, tren o incluso un automóvil con la bicicleta, de manera que maximicemos cada medio de transporte.

7. Respetá las leyes. Como mencionamos en el punto uno, somos un vehículo y por lo tanto debemos circular por la calle, nunca por las aceras, ni contra vía. También debemos respetar las señales de alto y ceda como lo hace cualquier otro vehículo. ¡Utiliza la ciclovía cada vez que puedas! 

8. Ciclista prevenido vale por dos. Antes de salir revisá la presión de las llantas y el estado general de nuestro vehículo. Herramientas básicas como llaves allen, inflador y parches, además neumático e impermeable no deberían de faltar antes de salir de casa.


9. Informate. Conversá con personas que ya se movilizan en bicicleta frecuentemente, ellos te podrán dar valiosos consejos con base en su experiencia. También podés acercarte a colectivos de ciclismo urbano como BiciBus: al trabajo en bici, para obtener información de primera mano.


10. Disfrutá el viaje. Lejos están aquellos días en los que tardabas horas atrapado en una presa, y a pesar de que tal vez no todos los conductores nos respeten como debieran, utilizar nuestro buen humor y buscar la empatía de los demás actores viales nos convertirán en un agente de cambio.

Intermodalidad

Los servicios de buses y tren conectan centros urbanos, pero la mayoría de las personas no vive en la ciudad, sino en los suburbios. Cómo trasladarse de la casa a la estación del bus o tren y posteriormente de la parada al trabajo o centro de estudio es lo que se conoce como el problema del primer y último kilómetro, y podemos resolverlo haciendo intermodalidad.

Hacer intermodalidad quiere decir combinar dos o más medios de transporte para completar un recorrido. Estrictamente hablando, todas las personas hacemos intermodalidad, porque incluso si viajamos en carro siempre, al estacionar el carro en la calle o en un parqueo y caminar hasta nuestro destino final, estamos haciendo intermodalidad carro-peatón.

La intermodalidad permite a las personas optimizar los distintos medios de transporte disponibles, haciendo uso del que sea más eficiente según el tramo. En términos generales, un vehículo automotor es más eficiente en una autopista de alta velocidad, mientras que una bici es más eficiente en una ciudad congestionada.

A continuación algunos ejemplos de intermodalidad y cómo realizarla:

Tren-Bici: el INCOFER permite el traslado de bicicletas plegables en cualquier viaje, y de bicicletas de tamaño regular fuera de hora pico.

Intermodalidad Coronado – Cartago

¿Se han preguntado alguna vez como es viajar en una bicicleta plegable? En el siguiente video les mostramos cómo se hace un viaje intermodal bicicleta – autobús de San Pedro de Coronado al Tecnológico de Costa Rica en Cartago. #CoroBike #MovilidadSostenible

Posted by CoroBike on Tuesday, April 18, 2017

Bus-Bici: en las siguientes rutas es permitido el traslado de bicis de tamaño regular. Puede haber un cobro adicional: TUASA (Alajuela-San José), LUMACA (Cartago-San José), TRANSTUSA (Turrialba-San José), BUSMI (San Miguel Desamparados-San José), Interlínea Valencia-Guadalupe, Puntarenas-San José y San Ignacio de Acosta-San José.

Carro-Bici: si tenés un rack para la bici o una bici plegable, podés subirla a tu carro y conducir hasta las afueras de la ciudad, donde aún no hay presa. Ahí parqueás el carro (podés parquearlo en una zona residencial donde un guarda pueda cuidarlo) y seguís en bici. Incluso podés pagar un parqueo diario en las afueras de la ciudad.

Hacé tu viaje al trabajo más eficiente y más entretenido. Hacé intermodalidad.

Estudio Inglés confirma que ir al trabajo en bici trae grandes beneficios a la Salud

Si bien es cierto viajar al trabajo en bici nos beneficia en tiempo y relajación, también la ganancia en salud es bastante importante, así lo confirma un estudio publicado por la revista inglesa The Conversation ( Fuente )

El estudio realizado en el Reino Unido consiste en agrupar a las personas que requieren viajar a su trabajo en cinco categorías: inactivas ( utilizando carro o transporte público), caminando, en bicicleta, parcialmente caminando y parcialmente en bicicleta.

Durante 5 años se le dio seguimiento a este grupo de personas contando las incidencias de enfermedades cardíacas, cáncer y fallecimiento, el estudio también contempla otros factores influyentes como la edad, sexo, índice de masa corporal, si es fumador, dieta y otro tipo de actividades que realiza. Riesgos asociados con accidentes de tránsito  también han sido tomados en cuenta, mientras que se excluyen participantes que ya han padecido alguna de las enfermedades antes mencionados.

Se encontró que viajar en bicicleta al trabajo se puede asociar con un 41% menos riesgo de muerte comparado con viajar en bus o en transporte privado. Los participantes ciclistas bajaron en un 52% el riesgo de padecer alguna enfermedad cardíaca  y al mismo tiempo disminuyeron en un 40% el riesgo de desarrollar cáncer.

Aquellos que caminaron a su trabajo por su parte tuvieron 25% menos riesgo de padecer alguna enfermedad cardíaca y 36% menos riesgo de morir de dicha enfermedad.

Mientras tanto aquellos que aplicaban intermodalidad bicicleta y transporte motorizado gozaron de 24% menos riesgo de muerte por cualquier causa, 32% menos riesgo de desarrollar cáncer y 36% menos riesgo de morir por dicha causa, sin embargo los que utilizaban transporte motorizado y caminata no experimentaron grandes beneficios.

Para ambos grupos, caminantes y ciclistas existió una tendencia a bajar más los riesgos para quienes tenían que recorrer trayectos más  prolongados.

Se presume además que para quienes caminaban el beneficio no fue muy importante debido a que la distancia que debían viajar era menor.

Para más detalle de dicho estudio puede visitar el artículo original de esta publicación en inglés en la siguiente dirección: http://theconversation.com/cycling-to-work-major-new-study-suggests-health-benefits-are-staggering-76292